ESTOY BUSCANDO TRABAJO. Pincha ESTE ENLACE para ver mi Curriculum Vitae

jueves, 24 de mayo de 2018

LA UJI Y LA FVMP DISEÑAN UNA WEB PARA POTENCIAR EL TURISMO BÉLICO POR LOS ESCENARIOS DE LA BATALLA DE LEVANTE

Investigadores universitarios diseñan un proyecto turístico para mostrar a los visitantes los vestigios de la línea XYZ, conjunto de fortificaciones que frenó al ejército franquista en 1938 en Castellón, sin contar con las asociaciones y colectivos comarcales que hasta ahora defendían esta labor.

La Sierra Espadán y su entorno posee, entre sus muchas opciones senderistas, varias que transportarán al visitante exactamente 80 años atrás. Concretamente, a aquellos lugares en los que tuvo lugar la Batalla de Levante de la Guerra Civil, de la que esta sierra fue uno de sus principales escenarios. 

Las rutas agrupadas en el proyecto turístico "Línea XYZ" llevarán al visitante a recrear esta historia olvidada gracias a los muchos vestigios que asoman entre la tierra removida de la Sierra Espadán. El visitante podrá sumergirse en el escenario bélico mientras disfruta de la riqueza natural que lo rodea, y vuelve después al presente para disfrutar de la gastronomía y el patrimonio de los pueblos de la zona.
Menú de la web con algunas de las rutas bélicas propuestas hasta ahora por la UJI y la FVMP, algunas creadas y señalizadas por asociaciones locales que hasta ahora han sido las principales impulsoras de la puesta en valor de este tipo de patrimonio
Estas rutas turísticas por el abundante patrimonio bélico de la zona son ahora puestas en valor como un recurso turístico por profesores especialistas en la historia de la Guerra Civil de la Universidad Jaume I de Castellón como parte de un proyecto de esta universidad y la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP) que busca con ello el recuperar la memoria histórica como ayuda económica al desarrollo y a a la vertebración del territorio, tal y como se manifestó durante un congreso celebrado en la UJI entre el 8 y el 10 de abril, dedicado a la Batalla de Levante, el episodio de la Guerra Civil en torno al cual gira todo este proyecto turístico.

En estos congresos como este ya se puso en valor la riqueza de este patrimonio bélico
Un trabajo que viene precedido desde hace muchos años por diversas asociaciones como Muntanyes de la guerra, Frente de Viver, Asociacion Memoria Historica Alto Palancia, Valencia Republicana, particulares de la talla de Lara Cardona, Pepe Durban, Jose Maria Azkarraga, Jose Aleixandre, Jose Miguel Palomar, Blas Vicente, Eduardo Bravo y muchísimos otros... además de varios colectivos vecinales, que durante ese tiempo han investigado, conservado, puesto en valor y trabajado este patrimonio, llegando incluso a propiciar y firmar un manifiesto hace un par de años que desencadenó que Les Corts modificaran la ley de patrimonio y todos los elementos pudieran acogerse a la protección BIC.

Ya en las Jornadas para la Protección del Patrimonio de la Guerra Civil que tuvieron lugar en Segorbe en los años 2008 (hace ya 10 años) y 2016, se dieron a conocer gran parte de lo que ahora la UJI y LA FVMP parecen haber descubierto por ellos mismos, y que ahora presentan con pompa y boato, todo sea por bien de los municipios en los que se conserva este patrimonio
Desde la FVMP, los objetivos de este proyecto son varios: Atraer riqueza al mundo rural y frenar la despoblación, lograr un turismo diferenciado y de medio o alto poder adquisitivo y con intereses culturales, y difundir la historia de ese periodo de acuerdo a la investigación científica y no a los mitos difundidos durante la dictadura franquista. 
Todo este proyecto engloba todas las rutas que repasan la línea XYZ y sus anexas, un conjunto de fortificaciones que se despliegan a lo largo de 104 kilómetros entre Santa Cruz de Moya (Cuenca) y Almenara (Castellón), en el que se encuentran trincheras, búnkeres y refugios levantados por el ejército republicano gracias al trabajo de más de  14.000 personas, entre las que había soldados y civiles.
Bunker de la Línea defensiva paralela a la XYZ "La Muela - Aceitenebro" en Jèrica. ELDIARIOCV.ES
Su método combinó una disciplina férrea -con instrucciones de resistir que le llevaron a fusilar a mandos militares que se rindieron a los ataques franquistas sin batallar- con la formación de un ejército popular gracias a la implicación de sindicatos, partidos y autoridades, logrando así inyectar moral en las tropas, de forma que la gente sintió que estaba luchando por sus intereses particulares.
Estas construcciones permitieron a la República ganar la Batalla de Levante y cortar el paso de las tropas franquistas hacia València en la primavera de 1938. Quedan numerosos vestigios que ahora están localizados y explicados en estas rutas.

Sin embargo, para potenciar este proyecto todavía queda mucho trabajo por hacer. El principal es el lograr proteger los restos y conseguir la participación de todos los agentes que pueden aportar valor al proyecto: desde los ayuntamientos a las empresas turísticas.
El siguiente paso es una reunión con la Agencia Valenciana de Turismo y la UJI que tendrá lugar próximamente en Castellón, en la que se tratará de articular un punto fijo de formación para los guías que aspiren a rentabilizar este trabajo historiográfico. 
Oferta de una de las asociaciones que hasta ahora venían divulgando y trabajando con este tipo de recursos
El proyecto es reciente y de momento los visitantes interesados tienen que conformarse con las instrucciones de los folletos informativos, aunque existen profesionales en los municipios por los que transcurren las mismas (Viver, Jérica, Almenara, Vall d´Uxió) que se dedican a guiar estas rutas belicas como verdaderos conocedores de la guerra civil en Valencia y Castellon, pues en ocasiones son los propios creadores de las mismas. Igualmente también hay colectivos que realizan rutas guiadas por rutas ya consolidadas y aprovechando recursos como el Centro Interpretacion Batalla de Levante (CIBAL) de Viver, que curiosamente no parecen desconocer estos eruditos, y que sin embargo fue creado por verdaderos conocedores de los hechos y el entorno donde tuvo lugar esta batalla.

Comprobado está por estos profesionales y colectivos el hecho de que este tipo de rutas tienen mucho interés, sobre todo teniendo en cuenta que buena parte de este material está en parques naturales de altísimo valor ecológico. Ahora falta que la Agencia Valenciana de Turisme, la FVMP y la UJI se acuerden de ellos, y no de otras empresas en las que puedan poner a personas ajenas al entorno y sin los conocimientos que estos profesionales sobre la materia que las venían realizando hasta ahora poseen.
Tierra y silencio sobre las trincheras
Quien opte por realizar alguna de estas rutas se sumergirá en uno de los episodios más desconocidos de la Guerra Civil. La Batalla de Levante no fue una batalla olvidada, sino silenciada por la propaganda franquista porque supuso un éxito de la República.
Esta batalla engloba un conjunto de operaciones militares entre abril y julio de 1938, que tuvieron lugar en un momento de desmoronamiento moral en el ejército de la República después de varias derrotas militares. A pesar de ello, el estratega de la batalla de Levante, el coronel Leopoldo Menéndez, consiguió la victoria.
Encuentro previo de los comandantes republicanos de una compañía antes de iniciar un contraataque en la Batalla de Levante. Fondo fotográfico: Finezas, BV, València, citado por Edelmir Galdón ( Galdón, 2010: 94

El objetivo no era derrotar al enemigo, sino aguantar todo el tiempo posible hasta que se produjera un cambio en la política internacional. Era el "resistir es vencer" del entonces presidente del Gobierno, Juan Negrín, que esperaba el comienzo de la Segunda Guerra Mundial y pensaba que las democracias necesitarían entonces de España, por lo que era necesario resistir para después atacar.
Ese contexto político se tradujo en la construcción de trincheras y refugios a lo largo de toda la Sierra de Espadán, barrera orográfica que separaba al ejército de Franco desplegado en Teruel de Valencia. Los militares republicanos se centraron en desgastar al ejército franquista, que avanzaba lenta y penosamente, con un elevado coste en vidas, por la intrincada geografía del interior de Castellón.
Las trincheras permitían a soldados y civiles aguantar las horas de bombardeos aéreos y ataques de artillería del ejército sublevado y sus aliados italianos, de forma que había muchas menos bajas de las que el enemigo podía esperar. La estrategia culminó con la victoria en Viver (Castellón), donde los republicanos rodearon y masacraron a las divisiones italianas encargadas de tomar el pueblo. 
Detalle de una trinchera en Jèrica. ELDIARIOCV.ES
El estudio de esta victoria tiene el valor de tumbar varios de los mitos que la propaganda franquista propagó durante la dictadura, ya que en esta batalla hubo una respuesta mayoritaria a favor del Gobierno legítimo de la República, desmitificando el 'movimiento nacional' a favor del golpe de estado de Franco.
El éxito militar no se habría producido sin una buena organización del ejército, lo que lleva a superar los tópicos de un ejército republicano totalmente indisciplinado, desorganizado y sin capacidad de respuesta, aunque esta es una realidad que sí se produjo en otros episodios de la guerra, pues al final la República fue derrotada por la falta de apoyo exterior, la cual sí tuvo Franco gracias a la ayuda de Hitler y Mussolini, sin la que no hubiera podido ni iniciar la Guerra Civil

Fuentes: eldiario.es  /  Opinión propia y/o compartrida con miembros de la página de Facebook Guerra Civil Española Camp de Morvedre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario