ESTOY BUSCANDO TRABAJO. Pincha ESTE ENLACE para ver mi Curriculum Vitae

GUERRA POR EL AGUA DEL PALANCIA

La CHJ accede a la petición de la Sèquia Major y la Comunidad de Regantes de Segorbe de poner un caudalímetro para ver si Soneja y Sot se ajustan a la concesión

La Confederación Hidrográfica del Júcar ha accedido a una vieja petición de la Sèquia Major de Sagunt e instalará un caudalímetro en el río Palancia con el objetivo de conocer la cantidad de agua que las localidades de Soneja y Sot de Ferrer consumen de la cuenca del río para así certificar que se ajustan a la concesión estipulada en su día por el organismo de cuenca. 

Este aparato permitirá conocer tanto a la Sèquia Major de Sagunt como a la Comunidad de Regantes de Segorbe, que gestionan y pagan el agua del pantano del Regajo, el gasto volumétrico realizado por estos municipios que no pertenecen a ninguna de estas dos entidades; dos organizaciones que siempre han tenido bajo sospecha el aprovechamiento que realizan de este recurso ambos pueblos. 

Según explicaba el presidente de la Sèquia Major de Sagunt, Ximo Pons, tanto Soneja como Sot de Ferrer basan su derecho para la utilización del agua del río en un decreto que se remonta a la época de Jaume I por el que se les permite el uso del caudal, solo del río; sin embargo, no pueden hacerlo del agua del pantano, un extremo difícil de controlar, a juicio del presidente, ya que cuando la presa del Regajo se abre, este agua discurre por el cauce sin distinción si es de río o del pantano. 

En la actualidad, las dos localidades palantinas gozan de una concesión de agua de 100 litros por segundo, con el caudalímetro, al fin comprobaremos si Soneja y Sot de Ferrer cumplen o no con la concesión».
pero los regantes de la Sèquia Major siempre han visto con preocupación que grandes cantidades soltadas en el Regajo "desaparecen" a menudo desde hace años por el camino y nunca les llegan. Por ello, en privado hablan directamente de "robos históricos" aunque en público su presidente siempre haya sido más cauteloso y haya evitado catalogarlo de ese modo. Aún así destacaba que «

La sospecha de que ambos municipios consumen más de lo estipulado por la Confederación siempre ha estado presente en las dos entidades gestoras del agua, «un caudal del que se beneficiarían sin pagar por ello, por eso, si es así, estudiaríamos posibles medidas legales», decía de forma tajante el presidente de la Sèquia Major

No es la primera vez que los regantes saguntinos acusan a los municipios del Alto Palancia que se nutren del agua del río para riego del Pantano del Regajo hacia abajo (Geldo, Navajas, Soneja y Sot de Ferrer). El año pasado los regantes de la Sèquia Mayor de Sagunt denunciaron la "desaparición" de agua de riego en el tramo de diez kilómetros desde el Regajo hasta Sot de Ferrer. Un hecho que fue tenido en cuenta por la Confederación Hidrográfica del Júcar y que desde Sagunto estimaban que se producían unas pérdidas entre el 30 y el 50% del caudal desembalsado del Regajo.

Además del caudalímetro, que se pondrá en breve, el organismo de cuenca también está llevando a cabo distintas obras en el pantano del Regajo, como la instalación de válvulas de desagüe que sustituyen a las anteriores, datadas en los años 50, cuyo deterioro era considerable, pues no cerraban bien y habían pérdidas de agua al fallar el cierre, y las nuevas permitirán controlar con más exactitud la salida del agua y cerrar cuando se crea conveniente, siempre respetando el caudal ecológico exigido. Estas obras tardarán varios meses en finalizar, seguramente, en el mes de febrero.

Los alcaldes palantinos, responden

Ante este cúmulo de acusaciones, los munícipes palantinos de Soneja y Sot de Ferrer, Benjamín Escriche y Ramón Martínez, han mostrado su profundo malestar por “las acusaciones gratuitas de robo de agua" y por llamar ladrones a sus vecinos, e  insisten en las filtraciones del cauce para explicar la pérdida de caudal hasta Sagunto.

Escriche y Martínez han comentado que no quieren darle más titulares al tema para evitar el deterioro de la convivencia entre pueblos, pero que tampoco se van a quedar de brazos cruzados viendo cómo se les llama ladrones y se atenta contra la dignidad de los vecinos.

Por su lado, Benjamín Escriche ha destacado que los dirigentes de la Acequia Mayor “nunca han querido aceptar, o no les ha interesado hacerlo, que el rio tiene filtraciones, y que es de pura lógica que no llegue el mismo caudal de agua que sale del pantano del Regajo a Sagunto, no porque existan ladrones, sino porque se filtra en diferentes puntos del cauce”.

Además los alcaldes han cuestionado dicha información, sobre todo ahora que es cuando menos se riega en estos pueblos, dado que por desgracia casi el 80% de la huerta vieja de Soneja y de Sot de Ferrer, que son las que riegan con agua del rio, no se trabajan y están abandonadas.

Con todo esto, Martínez y Escriche tienen previsto solicitar una entrevista con la Confederación Hidrográfica del Júcar para tratar el asunto, ya que pese a lo anunciado desde Sagunto, “desde la CHJ no se ha comunicado nada de la colocación de caudalímetros a los ayuntamientos”.
Fuente: Ana Monleón - Marian Romero - Levante EMV

No hay comentarios:

Publicar un comentario