ESTOY BUSCANDO TRABAJO. Pincha ESTE ENLACE para ver mi Curriculum Vitae

BOOKCROSSING, LA FORMA DE HACER VIAJAR Y COMPARTIR LOS LIBROS

BookCrossing o BC es la práctica de dejar libros en lugares públicos para que los recojan otros lectores, que después harán lo mismo. 

BookCrossing o BC es la práctica de dejar libros en lugares públicos para que los recojan otros lectores, que después harán lo mismo. La idea, que comienza en marzo de 2001 en Estados Unidos, es dejar viajar libremente a los libros para que sean encontrados por otras personas.

Para Ron Hornbaker, creador de la idea, un libro es más que un mero objeto físico, ya que de él se obtienen y depositan elementos emocionales intangibles. Por ello no debía ser un objeto que se abandonara en una estantería sino que, después de disfrutar de él, lo mejor era dejar que otros lectores pudieran descubrir qué secretos guardaba en su interior.

El bookcrossing permite un importante intercambio cultural gracias a la lectura. Cada uno de los libros tiene un gran valor de uso, ya que son una importante fuente de cultura. Sin embargo no existe valor de cambio al tratarse de una acción de intercambio y gratuita.

Actualmente hay casi 1,7 millones de bookcrossers (usuarios) registrados en todo el mundo, con más de 9,5 millones de ejemplares esperando a ser leídos en 132 países. A España esta práctica llegó en 2006 y hasta la fecha hay más de 43.200 usuarios, y varios cientos de miles de  libros registrados por toda la geografía.

El objetivo fundamental de estas iniciativas es el de compartir libros que ya se han leído previamente. Para ello se creó una página web en la que hacer un seguimiento a cada ejemplar, de tal manera que se pudiera observar su rastro e interconectar a sus lectores.

Con las “tres eRRes” como premisa (read [lee], register [regístralo] y release [libéralo]), la página o diario de cada ejemplar creado sirve para dejar una opinión de qué le pareció el libro al lector. De la misma manera, puede explicar en qué sitio lo dejó, para que de esa manera pueda disfrutarlo otro interesado.

Si alguien decide liberar un libro vía BookCrossing, tendrá que registrarlo para conseguir un BCID (número de identificación de BookCrossing) que será lo que identifique ese ejemplar concreto en la base de datos del sistema. Ese número de registro se debe reflejar directamente en el interior de la cubierta, o bien en una etiqueta en la que se pide a la persona que lo encuentre que entre en la web de BookCrossing y escriba un pequeño apunte para notificar el hallazgo, y finalmente que suelte de nuevo el libro una vez lo haya terminado.

Etiquetas basicas para etiquetar los libros en Bookcrossing













Para participar liberando libros es necesario darse de alta (que siempre se hace bajo pseudónimo). Una vez dado de alta, se podrá a su vez registrar los libros que desee en la base de datos de Bookcrossing. Cuando se registra un libro, a éste se le asigna un número. El liberador podrá seguir el viaje de su libro "en la jungla" y leer las opiniones de la gente que ha encontrado el libro, siempre que las personas que lo vayan encontrando lo reporten a la web de BookCrossing. Hay diferentes métodos de liberación controlada que se usan habitualmente y son tan válidos y atractivos como la liberación en la jungla:
 Libros liberados "en la jungla"
por diversos puntos de la comarca
del Alto Palancia y Teruel
 
Zona de Liberación Oficial en Segorbe


BookRay (lista de intercambio) en el que un grupo de personas se suscriben a un libro en internet y éste va pasando de un participante a otro de la lista, bien por correo postal o bien en mano.

BookRing (anillo o círculo de intercambio), que funciona igual que el BookRay, pero con la diferencia de que el último participante devuelve al libro al dueño original del mismo, con lo que se cierra el círculo.

BookBox (caja de libros): las cajas pueden ser físicas o virtuales y pueden estar organizadas temáticamente. En el caso de las cajas físicas, se suele utilizar una Zona Oficial, en la que se depositan los libros. Cada participante retira de la caja los libros que desea y deposita a cambio un número equivalente de libros. En el caso de las cajas virtuales, estas se organizan por internet, foro, lista de correo, etc. Cada participante ofrece uno o varios libros (según lo acordado) para la caja. Cuando otro participante quiere un libro, se lo solicita al que lo ha aportado previamente, que se lo hace llegar, y a cambio el solicitante deposita otro libro.
Aunque pertenecer a BookCrossing es gratuito, se aceptan donaciones para el mantenimiento de los servidores sin tener que recurrir a las ventanas emergentes de publicidad en el sitio web.

A todo lo dicho arriba, cabe indicar que desde el foro, los usuarios (también llamados bookcrossers o beceros) organizan diversos retos; juegos y sorteos; encuentros (meetups) para conocerse, hablar e intercambiar libros a nivel local, regional y nacional; intercambios de libros de idiomas...

Una de las actividades que no falta desde hace años por navidad, es el del Amigo Invisible, donde se apuntan los que desean participar (aunque se deben reunir ciertos requisitos) y los organizadores asignan las víctimas a las que habrá que regalar al menos un libro de los que tiene en su Lista de Deseos expuesta en su estantería virtual, y mandárselo de la forma más anónima posible.

Y aprovechando esta entrada para ver si os animais a participar en este movimiento cultural, quiero agradecer también a mi Amiga Invisible por el pedazo regalo que me ha realizado en esta edición, tras una espera que se ha hecho laaaarga, si bien era consciente de que mi lista suele ser complicadilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario