ESTOY BUSCANDO TRABAJO. Pincha ESTE ENLACE para ver mi Curriculum Vitae

UN PRODUCTO ALTURANO, PUEDE SER PATRIMONIO INMATERIAL DE LA UNESCO

Sólo esta pirotecnia en el mundo fabrica el petardo fetiche de las Fallas: el 'tro de bac,  y en breve, la UNESCO fallará si la fiesta de las Fallas pasan a ser declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

No hace frío, pero Teresa, Victoria, Eugenia e Inés tienen las manos ateridas. El habitáculo en el que trabajan no tiene ventanas, sólo una puerta abierta hacia la montaña y el suelo completamente empapado. Sobre la mesa, envoltorios de papel y una mezcla de grava y pólvora. «Tiene que ser así. Es para garantizar su seguridad y la de todos», apunta Chelo Zarzoso. Sabe bien de lo que habla. De niña eran sus dedos los que se helaban en esa misma habitación para que la pirotecnia de su familia, Zarzoso, pudiera abastecer a los falleros con su petardo fetiche, el tro de bac. Hoy, las cosas han cambiado aunque no tanto: pese al avance de la electrónica en los fuegos de artificio, la elaboración de este producto sigue siendo completamente artesanal.

Pincha AQUÍ y visualiza el proceso de fabricación del Tro de Bac

Mientras Chelo explica el proceso de fabricación, dos operarios convierten sus palabras en realidad a apenas unos metros de distancia. El cuarto donde Teresa, Victoria, Eugenia e Inés trabajan, sin embargo, es lo que hace especial a la Pirotecnia de Altura. Es el único lugar del mundo donde se sigue produciendo el tro de bac, un petardo estrechamente ligado a la tradición fallera y que se sostiene gracias al esfuerzo de la familia Zarzoso. Ninguna otra pirotecnia valenciana se ocupa ya de este artículo desde que Ricardo Caballer claudicó hace ya algunos años. «No deja dinero pero lo mantenemos para conservar la tradición. Desde que tengo memoria, el tro de bac ha estado en las Fallas», asegura Chelo.

La Unesco y la posibilidad de que declare las Fallas como Patrimonio de la Humanidad es ahora (casi) la única esperanza para que las fiestas valencianas por excelencia no pierdan algún día el elemento imprescindible de las despertàs. «Si se obtuviera el reconocimiento internacional a las Fallas, las autoridades tendrían que establecer algún mecanismo de protección para que no se deje de fabricar. En otros países los políticos han conseguido una excepción en la normativa comunitaria para mantener la tradición pero aquí no ha habido voluntad. Ni tan siquiera tenemos ningún tipo de ayuda», se lamenta.

El sol se abre paso entre las nubes durante unos minutos y permite comenzar la última fase de la elaboración, el secado. Las cuatro mujeres se toman un muy breve descanso de rellenar y empaquetar los petardos mientras las cajas ya preparadas se exponen al aire libre. «Todo el proceso se hace con el producto mojado para evitar cualquier combustión pero, una vez en las cajas, se debe secar para que se pueda utilizar», completa Chelo.

El transporte es la fase más peligrosa, ya que al detonar por fricción o contacto, cualquier movimiento brusco puede desencadenar su explosión. La solución, además de artesana, está también vinculada profundamente a la tierra: el arroz. Un puñado de vainas sin grano, ya secas, se vierte sobre las cajas. «No sólo contribuye a acabar de secar el producto sino que es el mejor amortiguador de golpes que existe», defiende la propietaria de la pirotecnia. No es el único elemento de seguridad que se utiliza en su traslado. Las cajas viajan perfectamente acopladas para evitar movimientos bruscos y sólo se sirven bajo encargo específico.

Son las normas de la Unión Europea, las mismas que han alejado el tro de bac de las manos de los niños en las despertàs. De momento, nadie en Valencia ha levantado la voz para facilitar la supervivencia de este artículo pirotécnico tran arraigado a las raíces de las Fallas. 

El futuro del tro de bac ya no está en las manos de Teresa, Victoria, Eugenia e Inés sino en las de la Unesco, que con su resolución el próximo noviembre pueden darle una vida extra a las pirotecnias valencianas y a la fabricación de un petardo que conserva la esencia artesanal de la fiesta.
Fuente: Cristóbal Toledo - El Mundo 15/03/2016

1 comentario:

  1. Desconocía que sólo quedaba un fabricante ese emblemático petardo. Ojalá tenga larga vida. Sería, como dice, una pena perderlo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar