ESTOY BUSCANDO TRABAJO. Pincha ESTE ENLACE para ver mi Curriculum Vitae

MASIVA ASCENSIÓN AL SANTUARIO DE LA CUEVA SANTA

El pueblo de Altura ascendió en romería a venerar a la Virgen de la Cueva Santa

Más de dos mil personas acudieron ayer a la tradicional romería al Santuario de la Virgen de la Cueva Santa celebrada habitualmente por los vecinos de Altura durante el último domingo del mes de abril. La romería de Altura es todos los años la primera oficial que realiza un pueblo hasta el santuario mariano, hasta el que cada ejercicio se desplazan vecinos de casi medio centenar de localidades de toda España.

Además, en esta romería es en la única en que la imagen de yeso de la Virgen es bajada de su altar y ofrecida a la feligresía para besarla en lo que popularmente se conoce con el nombre de Adoración de la Virgen. El acto tuvo lugar al concluir la misa celebrada por el párroco local, Juan Manuel Gallent, que se ofició en el interior de la impresionante cueva de piedra que alberga la venerada imagen.

Las primeras en acercarse a la figura para besarla fueron las llamadas camareras de la Virgen de la Cueva Santa, que este año son María Ángeles Calás, María Ángeles Bonanad, Ángeles García, Pilar Salvador y Rosa María Pérez. Tras ellas pasaron las cinco parejas de 'llevadoras y llevadores de la Virgen', que son las que han contraído matrimonio a lo largo del año, bien en la localidad o en cualquier otro municipio si uno de los dos contrayentes es natural de Altura.

La comitiva oficial de la romería al santuario mariano partió a las siete de la mañana desde la plaza de la iglesia parroquial de San Miguel Arcángel de Altura, donde la asociación de romeros de la Virgen repartió entre los presentes unas ochocientas cañas y pañuelos rojos acuñados en color blanco con la imagen de la Virgen.

La ascensión a pie de los romeros hasta el santuario se vio favorecida por las agradables temperaturas de una mañana primaveral poco soleada, lo que resultó de general agrado, ya que el santuario y la población distan entre sí de unos doce kilómetros de empinada pendiente, que bien puede realizarse por la carretera o bien por el PR-V 178, que aunque utilizado de manera minoritaria, recorre el antiguo camino hasta el santuario desde la Fuente de Rivas.

El Santuario de la Cueva Santa se encuentra situado en las inmediaciones de Montmayor, en pleno corazón del Parque Natural de la Sierra Calderona. En el fondo de la cima existe una modesta capilla dedicada a la Virgen de la Cueva Santa, construida a finales del
siglo XVII con gruesos muros de sillería en la base y mampostería en el resto. El interior acoge un retablo confeccionado en mármol blanco y jaspe que muestra escenas asociadas a la historia de la Cueva Santa.
La caverna, conocida desde antiguo con el nombre del Latonero, tiene unos 20 metros de profundidad y era utilizada antiguamente como refugio de pastores. La leyenda cuenta que uno de ellos debió olvidar allí una imagen de la virgen, atribuida a Fray Bonifacio Ferrer, prior de la Cartuja de Valldecristo, hasta que muchos años después, sobre el siglo XVI, otro pastor encontró la imagen.

La Virgen de la Cueva Santa, patrona de la diócesis Segorbe-Castellón, es un bajorrelieve de yeso, de veinte centímetros de alto por diez de ancho, de la cabeza de la Virgen María anciana con traje de viuda. La historia de la Virgen es rememorada por la feligresía en los Gozos de la Virgen que los romeros cantan entre la misa y la bajada de la imagen del altar para proceder a su adoración y besado. Por otro lado, la Virgen de la Cueva Santa también es alcaldesa vitalicia de la Villa de Altura, cuyos vecinos reparten su fe y creencias entre ésta y la virgen de Gracia.

Los alturanos aprovecharon ayer la jornada de la romería para pasar junto a sus familiares y amigos un tradicional día de campo, en el que no faltaron las apetitosas tortillas de patatas, tortas de tomate, pan con jamón, ensaladilla rusa y demás alimentos preparados en casa que no precisan del encendido de fuego para su consumo, ya que en el paraje no está permitido encender ningún tipo de fuego debido a su enclave. La peregrinación se prolongó durante prácticamente toda la mañana, si bien muchos de los romeros optaron por subir al santuario con sus coches a la hora que mejor les acomodó.

Fuente: Chelo Torrejón - Las Provincias
Fotos: Propias, Rafael Ramirez

No hay comentarios:

Publicar un comentario