ESTOY BUSCANDO TRABAJO. Pincha ESTE ENLACE para ver mi Curriculum Vitae

EN TORÁS VUELVEN A SONAR TODAS LAS CAMPANAS

El pasado miércoles 27 de julio varios operarios de la empresa encargada de la reparación la colocaron en el campanario.

La emblemática campana del campanario de Torás, Santa Quiteria, volvió hace unos días a su lugar de origen después de cinco meses en la población belga de Holsbeek, donde ha sido reparada de una grieta que se originó en 2014, así como de dos agujeros causados por balas de la época de la Guerra Civil.

Durante toda una mañana, varios operarios de la empresa encargada de la reparación, así como una grúa para subirla hasta el campanario, estuvieron trabajando para que los vecinos de Torás puedan ya volver a escuchar el toque habitual de sus campanas en el reloj de las horas, los toques a misa, los toques a incendio o las fiestas mayores marcadas por el volteo de campanas.


Y es que, tras sufrir una grieta en el volteo manual de las fiestas del Cristo en 2014, el ayuntamiento decidió a principios de año tomar cartas en el asunto y reparar este bronce que tras su rotura, sonaba totalmente desafinado, y restaurar una pieza que forma parte del poco patrimonio con el que cuenta la población palantina.

La de Santa Quiteria es la campana principal del juego de dos bronces que presiden el campanario anexo a la iglesia del municipio. Un ejemplar, que data de 1869, mide 86 cm de diámetro y pesa 368 kilos. Junto con Santa Quiteria, del campanario cuelga la campana de San Juan, que data de 1906 y es mucho más pequeñ. Ambas conforman los bronces del campanario de Torás, de planta cuadrada y realizado en mampostería y ladrillo con disposición en tres cuerpos decrecientes, rematado por una torreta cuadrangular con veleta, según el inventario de Campanas de la Comunitat Valenciana recogido en la página oficial de campaneros de la Catedral de Valencia.

La reparación ha supuesto poco menos de 10.000 euros que ha pagado por el momento el ayuntamiento, aunque todavía se han de cuadrar las cuentas con los donativos que durante estos meses se han recibido para la reparación, así como esperar alguna ayuda que llegue desde Patrimonio de la Generalitat, la Diputación o el obispado, tal y como se comprometieron. No obstante, no es la primera vez que Torás debe recurrir a reparar su propio patrimonio a través de donativos, como ya hizo hace cuatro años con su iglesia, lo que demuestra el compromiso de los vecinos y visitantes con su patrimonio.

Ahora lo más inmediato conmemorar este acontecimineto, para lo que el ayuntamiento tiene previsto en agosto realizar una inauguración de la nueva colocación con una cena de sobaquillo y que un músico suba a tocarla.
Fuente:Ana MonleónLevante de Castellón  e InfoPalancia.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario