ESTOY BUSCANDO TRABAJO. Pincha ESTE ENLACE para ver mi Curriculum Vitae

SE EXPONE EN ZARAGOZA UN CUADRO DE RUSIÑOL DEL CALVARIO DE SONEJA

Esta obra se conserva bajo llave en los depósitos del Museo de Montserrat, y es rara la vez que se expone en público. El calvario de Soneja se ubicó en el actual Parque Municipal.

La obra pictórica titulada Calvario de Soneja, pintada por el polifacético artista catalán Santiago Rusiñol en 1901, ha salido del Museo de Montserrat para visitar el centro CaixaForum Zaragoza, con motivo de la exposición El Greco. La mirada de Rusiñol

Y la oportunidad es única, ya que cuando se clausure la exposición (que permanecerá del 11 de noviembre de 2015 al 7 de febrero de 2016), este cuadro en particular volverá a dormir en los depósitos del Museo de Montserrat, apartado de sus visitantes hasta… ¿cuándo? 

La muestra "El Greco. La mirada de Rusiñol", expuesta en CaixaForum Zaragoza hasta el 7 de febrero de 2016, reivindica el legado y la influencia del Greco en los pintores modernistas y contemporáneos, a través de la lectura que hizo el pintor Santiago Rusiñol de su obra. 

La exposición reúne más de 40 piezas, procedentes tanto de museos como de colecciones privadas, del artista cretense afincado en España, de su taller, del propio Rusiñol y retratos de Zuloaga, otro estudioso del Greco, incluyendo algunas inéditas, como el "Cristo con la cruz", que sirve de portada para la muestra y de ejemplo perfecto de lo que el catalán intenta transmitir en su obra. 

El hilo conductor de esta retrospectiva es cómo los artistas del Modernismo de finales del XIX, como Rusiñol, eligieron a Doménikos Theotokópoulos, el Greco (1541-1614), como canon artístico y de belleza, en un legado que pasaría posteriormente a otros autores del XX, como Picasso, así como la puesta en valor del coleccionismo privado como la gran aportación del pintor catalán en la recuperación de esta figura clave en la historia pictórica. 

Así, Vinyet Panyella, directora gerente del Consorcio de los Museos de Sitges, de donde proceden parte de las obras, y comisaria de la exposición, destaca la lectura que hace Rusiñol del artista de origen heleno "en su sentido más conceptual" y también como pintor, como maestro y como "uno de los padres de la pintura española". 

Presiden el recorrido artístico dos joyas del Greco, como son la "Magdalena penitente" y "Las lágrimas de San Pedro", compradas por el pintor catalán en París, de donde las llevó a Sitges en 1884, inaugurando así toda una tendencia coleccionista de la obra de este genio a caballo entre el Renacimiento y el Barroco. Rusiñol, identificado con el Greco en su misticismo y en la continuación de su creación al margen de las modas, llegó a proponer, tras el desastre de 1898, la recuperación social por medio del arte, rescatando del olvido la figura del pintor griego. 

La influencia queda clara en las copias que Rusiñol hace del "Caballero de la mano en el pecho", un gesto que se repite en varios de los retratos que se exhiben del pintor catalán. Este legado de siglos atrás queda patente también en la representación de los paisajes, plagados de cipreses, cuya elección va más allá de su mera presencia en los cementerios, en la visión de la nocturnidad o del recogimiento, como se puede admirar en las obras "Cementerio de Sóller" y "Calvario de Soneja". En estos cuadros, de igual forma, destaca el uso del "azul simbolista", que décadas más tarde recogería Picasso. 

Nadia Hernández, también comisaria de la muestra, reitera el papel de nexo necesario de Santiago Rusiñol para posibilitar la transmisión de la figura del artista heleno a los pintores de vanguardias. Un nexo que mira, por un lado, al futuro, como quería trasladar Rusiñol, y al pasado, por la percepción de los contemporáneos del Greco como "padre de la escuela pictórica española", que considera que ha sido olvidado en las distintas conmemoraciones del cuarto aniversario de la muerte del artista.
Fuente: Crónicas del Palancia

No hay comentarios:

Publicar un comentario