ESTOY BUSCANDO TRABAJO. Pincha ESTE ENLACE para ver mi Curriculum Vitae

SAGUNTO INICIA LOS TRÁMITES PARA RESTAURAR LA TORRE CAMPANARIO DE SANTA MARÍA

Además, se ha aprobado iniciar el expediente para que los toques manuales de campana, realizados por el grupo Campaners de Morvedre en la Iglesia de Santa María, se declaren Bien de Interés Cultural (BIC)
El Ayuntamiento de Sagunto ha aprobado solicitar que se comiencen los trámites para la restauración de la . A pesar de que, en principio, esto no supone ningún peligro, no se descarta que con el paso del tiempo pudiera aparecer por el peso que soporta la estructura, así como por la entrada de humedades.

torre de Santa María, con el fin de proteger y conservar este monumento vivo e identificador de la ciudad. La propuesta recoge además que es necesario porque en su parte superior, su finalización de hierro, ha reventado parte de la fábrica en sus puntos de encuentro

El también conocido como “Campanar de la Vila” está construido con piedras blancas en las esquinas, ventanas apuntadas, ladrillo rojo, lo que le otorga un especial estilo neogótico, así como  una finalización de pináculo de hierro con una veleta, posiblemente diseñada por el famoso ingeniero francés A. Eiffel.

A principios de siglo XX la torre de la parroquia de Santa María de Sagunto se encontraba en un estado lamentable. Posteriormente, en el año 1904, se decidió derribar el campanario barroco y un año después empezar con la construcción del actual campanario. Fue en 1913 cuando la obra finalizó por completo. En 1988 las campanas de Santa María fueron restauradas por última vez, siendo una de las primeras parroquias en las que se intervino «con rigor y criterio histórico y cultural en sus campanas. Aquella restauración sirvió de modelo para muchas otras restauraciones de la comarca y de la Comunitat Valenciana, pues fue tan ejemplar como innovadora», según detalla Nacho Corresa, uno de los miembros de Campaners de Morvedre. Fue entonces cuando se limpiaron los bronces, se recuperaron y se informatizaron los yugos de madera con el fin de que, además de permitir el toque manual, los vuelos automáticos simularan también los toques manuales.

El “Campanar de la Vila” está compuesto por siete campanas, de las cuales una de ella es del pasado siglo XVIII y dos matracas, una del siglo XIX y otra, posiblemente, considerada la más grande de toda la diócesis. «a excepción de la campana grande de Faura, que supera en peso a la María, la “grossa del campanar de la Vila”», resalta Nacho Corresa.

Hoy día, los encargados de darle vida a esas campanas son los miembros de Campaners de Morvedre, asociación nacida el pasado año 2006 con el fin de «recuperar, conservar, estudiar y difundir el patrimonial cultural relacionado con el mundo de las campanas, y velar por la normalización de un medio de comunicación tan antiguo como es el lenguaje de las campanadas». 

Lejos de dar únicamente campanadas puntuales, la asociación Campaners de Morvedre también realiza diversas actividades a lo largo de todo el año. Se han desplazado hasta Aragón, Castilla y León u otras localidades de la Comunidad Valenciana donde realizan charlas y conciertos. También colaboran con otras entidades culturales, así como colegios, para realizar exposiciones y charlas sobre campanas y campanarios.  

Los vuelos, los más difundidos, o el repique, el histórico por antonomasia, son algunos de los toques típicos de la Comunidad Valenciana. Los vuelos se extendieron con la motorización de los años 60, pues hasta ese momento sólo se realizaban para fiestas mayores. Gracias a la labor de Campaners de Morvedre, se han podido recuperar algunos toques típicos como son los repiques festivos, los villancicos, coros, y los vuelos de las seis campanas mayores para los días de mayor fiesta, así como los vuelos de gloria y los toques de matracas en Semana Santa, recuperados después de más 70 años silenciados.

El toque manual de sus campanas es la mejor manera que tienen  los campaneros para expresar, a través de estos elementos patrimoniales excepcionales, los mejores sentimientos de los valencianos. Es el lenguaje una herramienta para comunicarse, y son las campanas su mejor instrumento. A través de ellas comunican los estados de ánimo de toda la sociedad saguntina -bien si está de fiesta, de luto, de duelo, la tristeza o inquietudes- pero también la suya.

Toque de campana como BIC inmaterial

Retomando la propuesta aprobada por el consistorio saguntino, además de la restauración de la torre de Santa María, se ha aprobado iniciar el expediente para que los toques manuales de campana, realizados por el grupo Campaners de Morvedre en la Iglesia de Santa María, se declaren Bien de Interés Cultural (BIC) inmaterial. Pues esta actividad, consolidada como manifestación artística y muestra de tradiciones, ya es parte del paisaje cultural y sonoro de todos los valencianos.

Desde la colla apuntan que «sería un orgullo para nosotros como saguntinos que nuestros toques manuales fueran incoados como tal, porque es un patrimonio inmaterial que si persiste es por nuestro trabajo, pero también por el apoyo incondicional de la ciudad y sus estamentos políticos y socio-culturales».

Ante el actual desuso de las campanas como fuente de información, hay quien apunta a un posible riesgo de pérdida de esta antigua tradición. Frente a ello, los miembros de la asociación Campaners de Morvedre aseguran luchar por un mismo deber, el de informar y educar en este lenguaje patrimonial, con tal de dejar constancia de lo que un día fue parte de nuestra historia. Además, añaden que «hemos recuperado toques civiles como los de cerramiento de puertas de la villa, momento que coincide con el toque de ánimas que nunca se perdió en Sagunto porque al automatizarse se conservó». De igual modo ocurre con el toque de alba o amanecer «también hemos recuperado un toque precioso, el de medio vuelo, que sólo hacemos cada 1 de noviembre antes de la misa vespertina por los difuntos», manifiestan los miembros del grupo de campaneros.

Suenan pues las campanas de la iglesia Santa María de Sagunto y son los miembros de Campaners de Morvedre quienes las mueven y hacen sonar con ritmo y armonía, con el claro objetivo de que este patrimonio de sonidos y emociones, siga presente por mucho más tiempo.
Fuente: El Económico

No hay comentarios:

Publicar un comentario