ESTOY BUSCANDO TRABAJO. Pincha ESTE ENLACE para ver mi Curriculum Vitae

LA CALDERONA CONVERTIDA EN UN POLVORÍN

La Sierra Calderona, convertida en un polvorín de leña seca debido a los restos de árboles, troncos y ramas que bloquean los senderos de la zona. Los vecinos creen que aumenta el riesgo de incendios en este pulmón verde

Árboles caídos, troncos de leña seca, arbustos y ramas bloquean algunos de los senderos de la Sierra Calderona estos calurosos últimos días. Estos restos de vegetación difícilmente pasan desapercibidos. 

En concreto, se encuentran cerca de las inmediaciones del Sanatorio de Porta Coeli, entre el Racó de Reixo y el Portillo. Esta estampa ha sorprendido «muchísimo» a los vecinos de la zona, que afirman que «la madera seca esté ahí desde hace días y no haya ido ningún brigadista ni ningún guarda forestal a remediarlo»

La Sierra Calderona, situada entre Castellón y Valencia, es la postal paisajística de casi 60.000 hectáreas que alberga las comarcas de L'Horta Nord, El Camp de Túria, El Camp de Morvedre y Alto Palancia, y que separa las cuencas fluviales del Palancia, al norte, y del Turia y Carraixet, al sur. 

No es la primera vez que los caminos de este Parque Natural están en estas condiciones. Sierra Calderona lleva años así. Tampoco es la primera vez que la zona se incendia. El pasado mayo ya hubo fuego en esta sierra y durante el invierno de 2014 también sufrió dos grandes incendios que pusieron en tela de juicio los recortes de la Generalitat en prevención y extinción de incendios. 

Ante la voz de alarma, la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente ha justificado que las pequeñas ramas se corresponden a «restos de poda de la campaña contra el Tomicus que está llevando a cabo la Conselleria». 

El Tomicus es un insecto perforador, similar a un pequeño escarabajo, que afecta a pinares y que, el pasado noviembre, fue declarado como plaga al afectar a los bosques de casi un centenar de municipios en toda la Comunidad: 50 en Valencia, 40 en Castellón y ocho en Alicante. El tratamiento obligatorio establecido para disminuir la afección de estas plagas consiste en la corta y descortezado del monte antes de que aparezcan los insectos. 

Los trabajos de tala y extracción de troncos se han realizado otras veces en la zona de la Calderona y desde Conselleria alegan que las actividades de recogida se han suspendido debido al nivel de alerta 3 por posibilidad de incendios en el que se encuentra toda la Comunidad. Este nivel es el más alto posible y con el que se prohíbe realizar actividades forestales con cualquier tipo de maquinaria. 

Desgraciadamente, las condiciones en las que se encuentra parte de la Calderona se repite a lo largo y ancho de los bosques de la Comunidad. El verano pasado, la Sierra de Mariola, en Alicante, ardió varias veces de manera intencionada. Lo mismo ocurrió con la Sierra de Espadán, en Castellón. Asimismo, esta semana se declararon cuatro incendios forestales en la Comunidad. Uno en El Saler, otro en Redován (Alicante) y dos rurales en la Vall d'Uixó y La Llosa (Castellón). 

Por otro lado, lejos de reducirse, el riesgo de incendio sigue latente tras las altas temperaturas, como por los vientos que últimamente soplan por estas comarcas. Con este panorama, los restos forestales no contribuyen a que la situación de la sierra mejore. Es más, facilita la propagación del fuego en caso de que se intenciones. Este aspecto y la falta de limpieza preocupa a los vecinos de la Calderona se muestran nerviosos ante la situación, ya que en caso de incendio, son, en primera instancia, los principales afectados.
Fuente y fotos:  Inés Calero - El Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario