ESTOY BUSCANDO TRABAJO. Pincha ESTE ENLACE para ver mi Curriculum Vitae

SE CULTIVA ORO LÍQUIDO EN LA CARTUJA DE VALLDECRIST

La Diputación cedió hace unos años las tierras de este entorno monumental a un colectivo de la comarca para plantar 300 olivos de la variedad autóctona Serrana de Espadán

Aceite con historia y arraigo. La Diputación de Castellón ha cedido a la Asociación para la Promoción y Defensa del Aceite Serrana de Espadán las tierras de cultivo anexas a la majestuosa Cartuja de Valldecrist de Altura. El objetivo de esta pionera colaboración es llevar a cabo una plantación de olivos de esta tipología y, a la vez, mejorar y potenciar la conservación de este apreciado bien.

El proyecto, que se desarrollará durante aproximadamente una década, busca investigar, desarrollar e innovar la selección clonal de la variedad Serrana de Espadán. Así, lo ha explicado el técnico de este colectivo y responsable de la iniciativa, Luis Velázquez: “Ya hemos iniciado la plantación de olivos, el fin es seleccionar los mejores ejemplares para que los agricultores de la comarca los adquieran y cultiven. En total, se van a plantar 300 árboles”.

Y es que esta asociación, sin ánimo de lucro, persigue optimizar la rentabilidad de este tipo de variedad, que es sinónimo de calidad por su sabor afrutado, dejando tintes dulces en el paladar.

Se trata de una aceituna histórica, que requiere un cultivo laborioso y tradicional, que ha encontrado en el maravilloso entorno de la Cartuja el mejor enclave para garantizar su futuro. El responsable del proyecto ha hecho especial hincapié en que los nuevos olivos ayudarán a embellecer el paisaje, poniendo en valor este monumento de gran interés patrimonial. 

Forman parte de esta asociación cuatro cooperativas de la comarca del Alto Palancia, que son las encargadas de comercializar esta variedad autóctona de aceite, propio de la comarca.

Por tanto, los olivos volverán a formar parte del paisaje de la Cartuja, fundada por expreso deseo del rey Martín el Humano en el siglo XIV. Fue la quinta de las casas de cartujos de la Orden de San Bruno en la península. En el mundo de las artes, impulsó obras arquitectónicas tan singulares como su iglesia Mayor, y su claustro gótico, cuyas dimensiones y armonía lo convertían en una obra única.














La Cartuja de Valldecrist se transformó, gracias al favor real, en un importante núcleo de poder económico, cultural, religioso y político, cuya relevancia fue patente, hasta su exclaustración definitiva en 1835. Fue reconocida como Monumento Histórico Artístico, por la Generalitat, en 1984. Ahora la Conselleria de Cultura y la Diputación han puesto en marcha un plan para la conservación del conjunto monástico y su puesta en valor con el fin de atraer turistas.
Fuente: Sara Rios -  Diario Mediterráneo de Castellón

No hay comentarios:

Publicar un comentario