ESTOY BUSCANDO TRABAJO. Pincha ESTE ENLACE para ver mi Curriculum Vitae

EL DIOS NUEVO DE SAGUNT ERA UN DATIVO

La catedrática Carmen Aranegui desvela que el "enigmático" Draconibus aparecido en un altar es una referencia "a los Dragones" (Drago) y no a una desconocida divinidad local. La pieza supone la primera inscripción en España que menciona a este Dios.

El altar hallado con alusión a Draconibus
El enigma del altar romano presentado el pasado 18 de junio en el Museo Histórico de Sagunto ya está resuelto. Y no era tan difícil. Bastaba con saber latín. Aquella "rareza arqueológica de un Dios desconocido e indígena", "Draconibus, un nombre que es un completo misterio para los arqueólogos" que reflejaban distintas noticias de prensa a partir de las informaciones aportadas por la Consellería de Cultura y representantes municipales, ha resultado ser un Dios dativo. Esto es lo que afirma la catedrática de Arqueología de la Universitat de Valencia Carmen Aranegui, que observa con sorpresa "el error garrafal de confundir un dativo de la tercera declinacion latina nada menos que con un nuevo teónimo".

La inscripción completa dice: "Draconibus / P.Bae.Herma / VSLA" que significa "A los dragones / Publio Baebio Herma / cumple su voto con buen ánimo". Draconibus es, por tanto, una invocación a "los dragones", un plural de Draco, un dios menor que suele representarse mediante una serpiente, a la que se reconocen propiedades curativas de las aguas termales subterráneas; mientras que Publio Baebio Herma es el nombre de quien ofrece el altar, un muerto de la familia Baebia de origen griego ("por el Herma", apunta Aranegui). 

La Catedrática Carmen Aranegui
"Que Draconibus no sea un nuevo dios, ni local ni extranjero, sino una referencia a Draco, la divinización representada por una serpiente, no resta valor al hallazgo arqueológico", subraya la catedrática. La relevancia de la inscripción está en que "no hay ningún otro epígrafe hispano con esta mención". Es la primera referencia a "los dragones" encontrada en España.

Hasta aquí los datos incuestionables. A partir de ellos, la hipótesis más convincente para explicar la presencia de este altar votivo en Sagunto es que, al tratarse de una inscripción ni monumental ni costosa, esté motivado por un "rito profiláctico o de salud privado de alguien que conoce las competencias de los dragones y los invoca" según Aranegui. Y a partir de aquí, surge la pregunta: ¿Hubo en la romana Saguntum del Alto Imperio un balneario de aguas termales o pertence el ara encontrada sólo al dominio doméstico? 

La catedrática recuerda que en el ambiente termal romano de Argelia hay constancia de dedicatorias a Draco y estuidos que apuntan que el símbolo de la serpiente sea el sincretismo del culto a alguna divinidad anterior de la zona. En este sentido, apunta, la serpiente aparece en iconógrafías y pinturas ibéricas, pero nunca se ha relacionado con un símbolo de salud. ¿Por qué un liberto saguntino dedica en tiempos del Alto Imperio un altar a los dragones? ¿Hay algo de tradición ancestral en ello o es efecto de un cotacto externo?. Estas cuestiones son las que están en el aire para la catedrática.

La serpiente que representa a Draco es símbolo de la medicina.

La divinidad Draco aparece representada en el mundo romano por una serpiente. A esta se le atribuyen propiedades salutíferas y curativas de las aguas termales subterráneas. Por este motivo, acompaña a Esculapio y aparece en el símbolo hoy de la medicina. 

Los de la salud no son los únicos poderes que en ela mitología antigua se atribuyen a los dragones y serpientes. También de vigilancia por la mirada infatigable de sus ojos sin párpados. Un dragón custodiaba el Jardín de las Hespérides hasta que Hércules lo desplazó al cielo y se convirtió en constelación. Más tarde, el dragón también tuvo connotaciones militares, si bien las insignias de dragones en batallones y otras unidades no se documentan hasta el siglo IV. Dado que el altar de Sagunto hay que situarlo hacia los siglos I y II, la explicación militar habría que descartarla, tomando más cuerpo la hipótesis de su relación con las propiedades curativas que conferían a las aguas termales subterráneas los dragones.
Fuente: Alfredo García - Levante EMV 

No hay comentarios:

Publicar un comentario