ESTOY BUSCANDO TRABAJO. Pincha ESTE ENLACE para ver mi Curriculum Vitae

RESTAURACIONES EN EL PATRIMONIO SACRO DEL ALTO PALANCIA

El campanario de Soneja sufrirá una reforma para evitar desprendimientos. Mientras, Caudiel recibe cuatro cuadros restaurados por la Diputación de Castellón.

El campanario de la Iglesia parroquial de San Miguel de Soneja será restaurada después del verano por el obispado de la diócesis Segorbe-Castellón, con el fin de consolidar la parte superior del mismo y eliminar el riesgo de desprendimientos, tales como el ocurrido hace algunos días en la localidad. 

Dicho riesgo ha obligado a modificar los planes iniciales del párroco local, que pretendía desarrollar un proyecto para iluminar la iglesia y sustituir los deteriorados ventanales, aunque ahora el presupuesto, alrededor de 30.000 €, se destinará a la restauración de la torre campanario. 

La actuación afectará a los dos cuerpos superiores del campanario,que alberga el conjunto sonoro más antiguo y valioso de la jurisdicción eclesiástica. El mismo está compuesto por seis campanas. Éstas datan de 1250, la más antigua conocida como la campana de los cuartos; de 1550, la llamada María; de 1794, otra de de nombre Salvadora;de 1795 son dos de ellas bautizadas como Josefa y Miguela; y la última, y más reciente, de 1847, tiene el nombre de Nuestra Señora del Pilar. 

La torre del campanario de Soneja es un inmueble de planta cuadrada, de varios cuerpos. El primero de ellos se remonta, según parece, a los siglos XIV y XV. A mediados del siglo XVIII se aprovechó esta torre para albergar el campanario de la nueva iglesia que se estaba construyendo, añadiéndole el cuerpo superior, en el que se ubican las campanas de volteo, y un tercer cuerpo que corresponde al cupulín, donde se ubican las campanas del reloj. 

CAUDIEL RECUPERA RESTAURADOS CUATRO LIENZOS DEL SIGLO XVII DE SU IGLESIA

Por otro lado, Caudiel recuperaba los cuatro exvotos pictóricos del siglo XVIII que ha restaurado el Servicio Provincial de Conservación y Restauración, de manos del propio presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner, acompañado de la subdirectora general del IVC+R, Carmen Pérez, y de otras autoridades locales y provinciales.

Se trata de cuatro obras de arte que atesoraba la Parroquia de San Juan Bautista y que, antes de pasar por manos de los expertos de la Diputación, presentaban roturas y un grave deterioro. "Caudiel cuenta con uno de los mayores patrimonios artísticos y religiosos de la provincia, puesto que su historia se ha escrito durante los últimos siglos en monasterios y conventos. Desde la Diputación seguiremos trabajando para recuperar piezas como esta que son reflejos de las señas de identidad de nuestra provincia, con el objetivo de dejarlas a nuestros hijos en mejor estado que las recibimos y ponerlas en valor con el fin de generar nuevas oportunidades para nuestros pueblos", ha explicado Moliner ante las decenas de vecinos y vecinas que se han dado cita en la Parroquia. 

Las obras se atribuyen al pintor conquense Gaspar de la Huerta, quien trabajó en Caudiel pintando todos los lienzos del monasterio de Carmelitas Descalzas de la localidad del Alto Palancia. Más tarde, y antes de recabar en la Parroquia, se trasladaron al convento de Agustinos Recoletos, en el mismo pueblo. Dos de los lienzos representan los milagros obrados por la imagen de Nuestra Señora del Niño Perdido, mientras que los otros dos retratan a dos santos ilustres como Santo Tomás de Villanueva y San Gregorio Magno
Fuentes: NDP Diputación - InfoPalancia.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario