ESTOY BUSCANDO TRABAJO. Pincha ESTE ENLACE para ver mi Curriculum Vitae

EL MANUSCRIT 1204, LA NUEVA NOVELA DE VICENT A. MORENO

La nueva novela escrita en valenciano del historiador Vicent Artur Moreno (Valencia, 1962 ), logra perder al mismísimo Leonardo da Vinci por el "Solar de les Fembres Pecadrius", el gran burdel de la Valencia de la opulencia y los excesos de finales del siglo XV.
EL MANUSCRIT 1204
ISBN: 978-84-940936-8-5
Año: 2013
Precio:  18.95 € 
Editorial: Editorial Denes
Colección: BASICA Nº 20
Nº páginas: 544
Encuadernación: Rústica
Cubierta del libro: Josep Marí Gómez

Leer, disfrutar, soñar... No es fácil conjugar literariamente los tres infinitivos que preceden estas líneas, lo cual no quiere decir que no sea posible, vaya, que no se pueda hacer sin forzar para bien el discurso ni tampoco el mensaje.

Esta pequeña introducción viene a cuenta de muchos best seller que, a menudo, te embuten los grandes sellos a diestra y siniestra por aquello de hacer el agosto editorial y de homogeneizar a la vez los gustos del personal, pensando más —quién lo duda— en la jugosa rentabilidad a corto plazo que no en los lectores que, compulsivamente, se convierten en devoradores de la novedad en las librerías y los grandes almacenes.

Una cubierta llamativa y estudiada a conciencia por todo un equipo de asesores mediáticos, la difusión a los cuatro vientos del autor sea conocido o no tanto, la firma de ejemplares por todas partes, entrevistas, declaraciones y toda la parafernalia que maneja este negocio, a pesar de que el IVA hace que el producto final (en segunda instancia, el libro en cuestión) se dispare en los precios y, también, en las ventas.

Aun así, ¿Es esto gran literatura?, ¿Sus autores se han esforzado en —más allá de la trama— enriquecer su discurso escrito? ¿Pasarán a la historia de la literatura estas obras? ¿Lo harán sus autores?

Esta sucinta reflexión que se plantea, quizás tan inútil como su respuesta, obedece a la lectura que estos últimos días de verano le he hecho a la segunda novela del amigo Vicent Artur Moreno; si tengo que ser totalmente sincero, una gran persona, un excelente profesional, un valenciano honesto y, por si fuera poco, un amante del cultivo de las letras. Con esto ya lo digo todo, pero bueno será que quién lo quiera comprobar se acerque a su última propuesta, a su último milagro en forma de libro de ficción histórica que —publicado por Denes, Colección Básica, 20— hace unos pocos meses vio la luz con el sugerente título de El manuscrito 1204.

Su presentación a finales de junio en el Patriarca, lugar emblemático por muchos motivos, fue un buen inicio, inmejorable diríamos, en la carrera que una creación pone en marcha cuando —todavía caliente— quien la concibe, y previamente la sufre sudándola, la comparte y empieza a adquirir vida propia dependiente de quien la disfrute, de quien la interiorice...

El Patriarca, lugar donde se inicia la aventura, sirvió al escritor porque por encima de todo, Vicent A. Moreno, es un tipo con la sensibilidad a flor de piel y plenamente consciente del valor intrínseco del edificio, del archivo de protocolos, de sus inquilinos y del legado que representan todos juntos para la sociedad valenciana. Luces y sombras de nuestro peregrinaje como sociedad, como pueblo, en los últimos siglos tienen que ver con este monumento históorico-artístico, en el sentido literal del término.

Desde esta fuente de sabiduría desconocida que representan los miles de documentos y legajos allí conservados se inicia una aventura que nos transportará a esplendorosos escenarios que vertebran la historia, en ciudades sacrosantas donde se las haya, a personajes sin par acontecidos en mitos de la cultura occidental y a reliquias de reconocida veneración y su increíble periplo. Pero el libro no se queda sólo en esto, es una invitación constante a sumergirse en las pasiones humanas, en las interioridades de conventos, iglesias, palacios, castillos, barcos... con un lenguaje fluido y culto a la vez desde que, poco antes de 1204, empieza la novela propiamente histórica.

Mediante la historia que el escritor nos cuenta, Moreno construye todo un monumento a la lengua valeciana (en la que está escrita y editada la primera edición) y, como no, a sus oficios de comunicador, de arqueólogo y de historiador del arte al servicio del relato, poniendo al alcance de quien se introduce en su sólida narración todo un abanico de detalles que hacen que, a medida que avanza la lectura, uno sea consciente del enriquecimiento cultural que adquiere casi sin querer.

Por si fuera poco con todo esto, el diseño de la web y de la portada son obra de otro gran amigo de quien subscribe, Josep-Marí Gómez, a quien podríamos referirnos empleando los mismos calificativos que a Vicent A. Moreno, pero haciendo énfasis en su calidad de pintor; un reclamo muy sugerente que combina magistralmente dos de las claves del libro: La Santa Síndone de Turín y el Hombre de Vitruvio de Da Vinci.

No puedo ser imparcial en esta ocasión, ya lo adivinarán ustedes, la amistad es un vínculo poco objetivo a la hora de emitir un juicio como este, es cierto. Pero vale mucho la pena comprobar el cuidado que Moreno ha puesto en este proyecto hecho realidad, de milagro tal y cómo pintan hoy las cosas en el sector editorial casero, y cuánta sabiduría destila la forma como nos lo cuenta. Ahora sólo queda soñar...

Sinopsis: 

Nada se sabe de la vida de Leonardo da Vinci, el genio más fascinante del Renacimiento, desde que en octubre de 1481 se cansa de los Medici de Florencia hasta que el 25 de abril de 1483 firma con Ludovico Sforza de Milán el contrato para pintar "La Virgen de las Rocas". Vicent Artur Moreno aprovecha esta laguna de la historia para, en su novela de ficción histórica "El manuscrit 1204", hacer que el ilustre florentino se pierda por el "Solar de les Fembres Pecadrius", el gran burdel de la Valencia de la opulencia y los excesos de final del siglo XV. Da Vinci llega a Valencia con el encargo del cardenal Roderic de Borja, que apenas una década después será entronizado papa como Alejandro VI, de realizar la falsificación más asombrosa y perfecta que se haya hecho jamás de la reliquia más preciada de la Cristiandad: la Sábana Santa. En esta misión, Da Vinci se aliará con Lluís Alcanyís, el gran médico y poeta de Xàtiva, que como otros tantos genios de la época acabará ardiendo en la hoguera de la Inquisición.

El juego de espejos entre realidad y ficción que propone esta novela en valenciano, de la que ya se última su edición en castellano e inglés, arranca en el presente con el hallazgo en el Archivo de Protocolos del Patriarca Ribera de un manuscrito que hacia 1238 situa la Síndone en Valencia. El protagonista de esta historia olvidada es un joven de 16 años de Ripoll que, huyendo de un crimen, se enrola en 1204 en la IV Cruzada en la que luchan cristianos contra cristianos hasta no dejar piedra sobre piedra en Constantinopla. Allí, en la capilla de las dependencias reales del gran emperador de Bizancio el adolescente recibe el Tetradiplon de manos de un monje que escapa del saqueo. Con el tiempo, aquel joven cruzado y la Síndone acabarán siendo el estandarte que abre paso a las tropas de Jaume I en la forja del Reino de Valencia, pero poco después de la conquista del Cap i Casal  el 9 de octubre de 1238, a la Sabana Santa se la tragará la historia en algún lugar de Xáteba, la aún musulmana capital de La Costera.

Dos siglos después, Leonardo descubre en Valencia un asombroso mundo femenino en una Edad Media donde la mujer era la encarnación del pecado y "sólo monjas y prostitutas tenían acceso a la cultura", cuenta Moreno. Da Vinci entra en contacto con las dos "reinas" de dicho universo: Sor Isabel de Villena, "una religiosa avanzada a su tiempo que sienta las bases del futuro misticismo posterior", y Joana La del Tintorer, "la gran meretriz del 'Solar de les Fembres'". Moreno, recordando a Joana, "que posiblemente había sido la amante de un jovencísimo Roderic de Borja 10 años antes", atribuye el origen del dicho valenciano "estar de puta mare" a que en la procesión que cada 15 de agosto recorría el burdel de Valencia las prostitutas desfilaban tras la virgen. "Ver a la puta y la 'mare' juntas era un augurio de buenas cosechas y de salud para los niños", concluye.

El Manuscrit 1204, por mucho que reincida en un territorio últimamente tan trillado como la Edad Media y sus comparsas de templarios, alquimistas y enigmas en piedra (o lienzo), se ha convertido en uno de los libros más curiosos de los publicados recientemente, pues siguiendo la estela de las nuevas tecnologías dispone de códigos QR a través de los cuales se puede acceder a los documentos, escenarios y paisajes aludidos en el texto y conocerlos visualmente. Una interesante posibilidad para completar el trabajo de la imaginación.

El Autor: 
Vicent Artur Moreno (Valencia, 1962). Es doctor en Comunicación Audiovisual, licenciado en Arqueología, Historia del Arte y Periodismo. Ha dado clases en diferentes universidades, doctorados y másteres sobre Patrimonio. Guionista en radio y televisión en espacios culturales. Autor de diferentes libros y discursos expositivos para instituciones gubernamentales. También es autor del libro Otra historia de la misma colección.

 Artículo de Albert Ferrer y Orts y Rafel Montaner

No hay comentarios:

Publicar un comentario