ESTOY BUSCANDO TRABAJO. Pincha ESTE ENLACE para ver mi Curriculum Vitae

BOOKCROSSING: LAS LECTURAS COMPARTIDAS TOCAN A MÁS

Los libros hay que leerlos y no dejar que se llenen de polvo en una estantería. Este podría ser el lema de los activistas del BookCrossing, una iniciativa para convertir el mundo en una biblioteca global.

El BookCrossing, o "pasalibros", surgió en 2001 de la mano del estadounidense Ron Hornbaker, un especialista en tecnologías de Internet. Un buen día, se le ocurrió dejar en el hall de un hotel una veintena de libros con notas explicativas para impulsar así su intercambio. Medio año más tarde, la iniciativa ya tenía unos 300 seguidores que dejaban libros ya leídos en distintos lugares para que cualquiera pudiera leerlos y luego pasar a otro lector, "liberándolos" de esta forma. De EEUU la corriente se exportó a Europa, donde primero tuvo una entusiasmada acogida en Italia, Francia y España, y después se extendió por todo el Viejo Continente hasta la misma Finlandia. Hoy día, sería difícil calcular el número exacto de personas que participan en el movimiento "pasalibros" en todo el mundo, aunque el sistema del BookCrossing tiene registrados más de 1 100 000 miembros y unos nueve millones de ejemplares "liberados". 

La práctica captó enseguida a numerosos adeptos y se puso de moda, algo que favorecieron también la crisis económica y el alto precio de los libros. ¿Pero cómo se "libera" un libro? Para empezar, hay que ponerle una etiqueta que diga algo por el estilo: "Este libro forma parte de la biblioteca universal". Gente de muchos países "libera" sus libros del polvoriento cautiverio que sufren en las estanterías y comparten sus obras preferidas dejándolas a la vista en lugares públicos. También es posible compartir con el antiguo propietario del libro la alegría de encontrarlo. Visite la página www.bookcrossing.com, después deje el libro en un lugar previamente seleccionado y regístrelo en la web para obtener una identificación. O viceversa: primero registre el libro indicando en qué lugar lo va a dejar, y luego libérelo. 

Muchos se preguntarán para qué sirve todo eso. Es así de sencillo: los libros se liberan de pasarse la vida en la estantería y vuelven a las manos de un lector, mientras que la web permite seguir su recorrido por el mundo. El antiguo propietario recibe por email una notificación de que su ejemplar ha sido encontrado. De esta manera, el proceso se vuelve controlado. El otro objetivo de registrar un libro es convertir el mundo en una biblioteca global. En la página internacional www.bookcrossing.com se registran libros en distintos idiomas y de distintos países. Para los "beceros", recibir una noticia del ejemplar liberado es siempre un motivo de alegría, es una especie de mensaje en la botella, puesto que el lector que lo ha encontrado podría estar en el extremo opuesto del planeta. 
 
Los activistas del BookCrossing también tienen lenguaje propio. Los términos más usados son "libros liberados", es decir ejemplares que fueron puestos en "libertad", "libros encontrados" y "estante seguro" o Zona Oficial de Liberación. Un "estante seguro" es un lugar donde el libro puede ser liberado y encontrado. Por lo general, estos estantes se suelen encontrar en las bibliotecas, cafeterías, librerías o universidades. Aunque también es posible liberar un libro en plena calle, en el banco de un parque, en el metro o autobús. Lo más importante es no dejar de ponerle la correspondiente etiqueta. 



Los libros más intercambiados son obras clásicas o de narrativa moderna, tanto nacional como extranjera; también son frecuentes las novelas fantásticas y policíacas. Los "beceros" de verdad son generosos y jamás dudarían en liberar un buen libro porque su lema es "Lee un libro y pásalo".

Los libreros europeos colaboran con los "bookcrossers", estando bien lejos de pensar que el intercambio puede hacer caer las ventas. Por el contrario, muchos editores y libreros creen precisamente que la iniciativa promueve el interés por los libros. 

Y es que los libros son como pájaros, sostienen los "bookcrossers", y liberándolos les damos la vida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario