ESTOY BUSCANDO TRABAJO. Pincha ESTE ENLACE para ver mi Curriculum Vitae

ROMERÍA A LA CUEVA SANTA PASADA POR AGUA Y NIEVE

140 romeros han desafiado a las inclemencias meteorológicas para subir en la primera romería del año al Santuario de la Cueva Santa.

Como cada último domingo del mes de abril, los alturanos inician el calendario de romerías al Santuario de la Cueva Santa. La de este año 2013 sin duda pasará a la historia, no por el número de romeros que han subido andando hasta el santuario, apenas 140 según ha contabilizado la Policía Local, sino por las inclemencias metereológicas que han acompañado a estos durante todo el trayecto, y la nieve que ha recibido a los romeros ya en el Santuario.

A diferencia de otros años, no eran muchas las personas que esperaban el ya tradicional reparto de cañas y pañuelos en las puertas de la iglesia tras la bendición del párroco. Pero todavía han sido menos las que se han atrevido a realizar la peregrinación, pues una persistente lluvia caía en ese momento, y muchos se han echado atrás. Finalmente, los pocos atrevidos que se han aventurado a realizar la peregrinación y subir la imagen de la Virgen hasta su morada, armados de paraguas y chubasqueros, han partido a las siete de la mañana desde la Iglesia Parroquial.

Tras tomar un pequeño refrigerio a la altura de la Masía de Rivas, ofrecido por el Sindicato de Riegos local, se comenzó a ascender el tramo más duro, y ya no solo por la constante pendiente y este año por la lluvia, sino porque a partir de esos momentos comenzó a intensificarse el viento y el frío. Además, la nieve ya se podía observar en la cima de los montes más elevados, con el claro contraste de su blancura sobre el negro todavía predominante del último incendio.

Ya en el Santuario, tanto los coches que allí permanecían como los edificios y vegetación estaban cubiertos de una incipiente cubierta de nieve, que ya alcanzaba los dos dedos, y se observaba como la lluvia se convertía en tenues copos que, sin llegar a cuajar, iban aumentando el espesor.












Así pues, el fervor que han demostrado este año los alturanos ha demostrado ser más fuerte que los elementos climatológicos, demostrando así su amor a la Blanca Paloma que reposa en la Santa Cueva.

La nieve, además, ha motivado cortes de carretera en el Palancia

Pero la nieve no ha afectado solo a los romeros de la Cueva Santa. La Generalitat Valenciana había decretado para la jornada del 28 de abril un nievel de preemergencia por nevadas en el interior de la provincia de Castellón.

El norte de la comarca ha amanecido este domingo cubierto de blanco como consecuencia del temporal de nieve, que está cuajando en cotas superiores a los 900 metros. La nieve ha comenzado a caer en torno a las 5 horas en municipios como Barracas, Viver y El Toro, y está empezando a acumularse también en las carreteras. De hecho, a las 6:30 de la mañana las quitanieves ya estaban trabajando en Barracas y en el Puerto del Ragudo.

Horas más tarde, la Dirección General de Tráfico (DGT) lanzaba un aviso para la A-23 en Viver, además de alertar de dificultades en numerosas carreteras secundarias. Unas decenas de vehículos se han visto afectados a primeras horas por la nevada, que ha afectado a la circulación de camiones y autobuses en la A-23 a partir de las 9 horas, procediendo a restringir el acceso a la altura de Segorbe, desviándose los vehículos pesados a los polígonos industriales de La Esperanza (Segorbe) y La Olivera (Altura). A partir de las 11 horas, se conseguía restablecer la normalidad.

Pese a todo ello, el Consorcio Provincial de Bomberos de Castellón ha activado la preemergencia por nevadas y todo el dispositivo de limpieza de carreteras, al igual que las quitanieves del Centro de Coordinación de Emergencias, pues se prevén acumulaciones de hasta 5 centímetro de nieve en todo el interior de la provincia hasta últimas horas del día. Asimismo, el Consorcio Provincial tiene preparadas 15 máquinas quitanieve, cinco vehículos salero, 13 parques rurales, la Unidad de Rescate de Montaña y maquinaria pesada con tres palas y una fresadora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario