ESTOY BUSCANDO TRABAJO. Pincha ESTE ENLACE para ver mi Curriculum Vitae

LA ENTRADA DE TOROS Y CABALLOS APUNTO DE SER DECLARADA BIEN DE INTERÉS CULTURAL INMATERIAL

Se trata de un espectáculo 'singular y único' en España reconocido como Fiesta de Interés Turístico Internacional. La primera imagen fotográfica de una entrada de Segorbe es de 1894, aunque su origen se remonta al siglo XIII

El Diari Oficial de la Comunitat Valenciana (DOCV) publica este viernes una resolución de la Dirección General de Patrimonio Cultural Valenciano de la Conselleria de Cultura y Deporte por la que se incoa el expediente de declaración de Bien de Interés Cultural Inmaterial a favor de la Entrada de Toros y Caballos de Segorbe (Castellón).
Cultura considera que esta celebración es "merecedora como singular manifestación cultural de la mayor protección que la Ley de Patrimonio Cultural Valenciano otorga a aquellos elementos del llamado Patrimonio Inmaterial o Intangible".

La Entrada se desarrolla durante la celebración de las fiestas patronales en honor a Nuestra Señora de la Esperanza, Loreto y Cueva Santa, que se inician oficialmente el último sábado de agosto. De hecho, la capital de la comarca del Alto Palancia se encuentra inmersa en estos días en plenas fiestas patronales y, tras una semana de eventos culturales, arranca este próximo lunes con los actos de la Entrada de Toros y Caballos.

Se trata de un espectáculo "singular y único" en España y esta circunstancia fue reconocida en 1985 y 2005 con sendas declaraciones como Fiesta de Interés Turístico y Fiesta de Interés Turístico Internacional, respectivamente.

El origen junto con la historia

El origen de estas entradas de toros se pierde en la propia historia de Segorbe y, "tal como la vemos hoy, apenas ha evolucionado en el discurrir de los años", según la Conselleria.

El encierro destaca por la participación de caballos, montados por expertos jinetes que tienen como misión conducir la manada a la plaza sin que ninguna res desmande en una trepidante carrera que discurre por una de las principales arterias de la ciudad, así como por la ausencia de cualquier tipo de barreras a lo largo del recorrido, "barreras que resultan innecesarias al ser suplidas por auténticas murallas humanas que delimitan el camino a seguir por toros y caballos".

Este acontecimiento es el resultado de la evolución del traslado de reses para ser corridas en un recinto cerrado o plaza de toros. Consiste en una carrera protagonizada por los toros en el último tramo del recorrido que realizan desde el río Palancia hasta la plaza donde se realiza su exhibición, según explica la Conselleria en su resolución.

En estos últimos centenares de metros, los toros son acompañados de caballos con sus correspondientes jinetes que, al galope, arropan y mantienen agrupadas a las reses para evitar que ninguna de ellas se desvíe del recorrido o se detenga. Esta carrera se desarrolla por una de las principales calles de la ciudad y entre la presencia de miles de personas que delimitan el paso de los animales.

Remontarse al siglo XIII

Los estudios realizados hasta ahora remontan los primeros datos sobre la existencia de fiestas de toros en Segorbe al año 1386, coincidiendo con la advocación de San Juan y San Pedro. Pero "habrá que remontarse algún siglo más para encontrar una vinculación entre el recorrido que siguen los toros desde que suben por la cuesta del Realet hasta llegar a su destino, siguiendo el trazado de la muralla, antes musulmana y con posterioridad cristiana".

Las fuentes documentales que tratan esta fiesta de los toros, son cuantiosas durante el siglo XVI y XVII. Los textos narran la necesidad de reparar el corral, de su localización junto a la muralla, de la plaza donde se realizan los toros, del montaje de un entablado para las autoridades locales como eran los magníficos jurados, oficiales y consejeros o de su celebración con motivo de acontecimientos religiosos concretos, para ensalzar las virtudes del presbítero Francisco Jerónimo Simón, o por la llegada a Segorbe de los restos de San Gabino.

A partir del siglo XVIII es prolífica la documentación sobre toros en Segorbe. Se tiene constancia de que la primera imagen fotográfica de una entrada de toros en Segorbe es de 1894 y al parecer fue sacada por el fotógrafo francés Julio Derrey que tenía su establecimiento en la ciudad.

Originalmente la Entrada seguía un proceso de selección y traslado de los toros que iban a ser lidiados por la tarde. En la actualidad "ha cambiado radicalmente su significado, ya que lo que no era más que un transporte de reses, para su posterior utilización, se ha convertido ahora en un espectáculo ritualizado, en el que se utilizan reses específicas, en cierto modo apropiadas para este rápido paseo". "Al mismo tiempo este efímero traslado, vertiginoso y fascinante, se ha convertido en un signo de identidad de la ciudad episcopal", según señalan las mismas fuentes.

En este sentido, subrayan que se trata de un "rasgo distintivo, puesto que no se reproduce en ningún otro lugar de la Comunidad Valenciana, y que se justifica por su propia existencia, como elemento diferenciador, no sólo de la comarca, sino de la provincia y de todo el territorio valenciano".

Eventos

Se realiza a las dos en punto de la tarde del segundo sábado del mes de septiembre y es transmitido en directo por la televisión local y autonómica. Para el transporte los más de diez jinetes son ayudados por sus caballos que en caravana avanzan a través de una calle formada por muros humanos, guiando a los seis toros bravos y un manso.

La Entrada de Toros y Caballos de Segorbe
Primero tiene lugar la Subida del Rialé, a medio día desde los corrales cerca de Peñalba sale la manada de toros y se dirige a un corral construido provisionalmente ubicado al final de la calle del Argén, este es el camino del Rialé.

A continuación tiene lugar La Tria, que consiste en seleccionar a los seis toros bravos de entro todos de la manada y que serán los que hagan la entrada junto a los caballos, esto tiene lugar junto a la Torre del Botxí.

La Reunión

El sonido de una carcasa a las dos de la tarde da inicio a la entrada, los toros se dirigen desde la calle del Argén hasta la plaza de los Mesones donde los jinetes a caballo esperan para guiarlos hacia la plaza de la Cueva Santa.

La Carrera

El recorrido de los toros es de aproximadamente quinientos metros que lo hacen en un minuto atravesando la calle Colón del municipio de Segorbe hasta el ruedo construido en la plaza de la Cueva Santa donde son encerrados.


Gran emoción causa a los expectadores la entrada de toros y caballos de Segorbe


Logrado el objetivo se realiza el Desfile de los Caballistas, una vez encerrados los toros, los jinetes hacen el recorrido inverso al que tomaron antes, en un desfile en el que se desborda alegría y contratulaciones por parte del público espectador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario